Tomates Heinz

 

Tomate+tomate+tomate… especias, vinagre, azúcar y sal.
Sin conservantes, sin aromas artificiales, sin espesantes.

Para la elaboración del Heinz Tomato Ketchup se utiliza una combinación única de ingredientes naturales, para conseguir su característica textura y sabor.

 

TOMATES

 

Se necesitan 148 gramos de tomate
para producir 100 gramos
de Ketchup. Esto significa
que para llenar un envase de 570 gramos se necesitan como mínimo 10 tomates.

 

ESPECIAS

 

Es su fórmula secreta. Una combinación única que desde 1876

le proporciona el sabor característico

de Ketchup Heinz.

VINAGRE, AZÚCAR Y SAL

 

Además de potenciar el sabor, actúan como conservantes naturales.

 

El Ketchup Heinz no contiene ni conservantes, ni aromas artificiales y tampoco contiene espesantes.

El tomate es, por tanto, el ingrediente principal del Ketchup Heinz y, por esa razón, es uno de los aspectos más cuidado por la compañía.

 

Las semillas utilizadas para elaborar el Tomato Ketchup Heinz son propias de Heinz. Estas semillas en ningún caso son modificadas genéticamente, además tienen que pasar nuestros tests de calidad. Como parte de nuestro cultivo de tomates, hacemos la trazabilidad de cada tomate Heinz desde la semilla al plato, asegurando que solo se usan los tomates de mejor calidad para convertirlos en nuestro Heinz Tomato Ketchup.

Las semillas son plantadas y cultivadas por nuestros agricultores mediante prácticas sostenibles. Tan solo se utilizan métodos de cultivo tradicionales, para asegurar un tomate de calidad. 
 

 

El Ketchup Heinz es un alimento, derivado del tomate, que aporta:

Proteínas (1,2g/100g de salsa)

Hidratos de carbono (23,2g/100g de salsa)

Las grasas son prácticamente inexistentes (sólo 0,1g/100g salsa)

 

Su valor energético es de 102 Kilocalorías por 100 gramos de producto. Es decir, que una cucharada de Ketchup Heinz (aproximadamente 10g) tan sólo aportaría 10,3 Kcal.

El tomate, elemento indispensable de la dieta mediterránea, es la principal hortaliza consumida por los españoles (más de 13Kg/por persona/año). No obstante, su producción estacional hace que, para consumirlo en óptimas condiciones, se hayan buscado distintas fórmulas que prolonguen su cultivo, así como fórmulas de conservación a través de la producción de conservas y derivados.